Rancho Pint - The Mexico Page
GUÍA A LOS
GUACHIMONTONES


Texto y Fotos ©2016 por J. Pint


Galería de Fotos

Archaeologist Phil Weigand
En 1969 el arqueólogo Phil Weigand descubrió los Guachimontones. "Estuve parado en la pirámide más grande, vi alrededor y pensé: 'Todo esto es inesperado.'" A partir de ese momento, Weigand dedicó el resto de su vida al estudio de la civilización perdida de Teuchitlán.

Guachimontones by John Pint


Alrededor de cada pirámide hay un anillo plano para espectadores o para la danza, llamada La Cadena. Alrededor del anillo hay un círculo de plataformas para edificios. Se piensa que la gente de Teuchitlán es la única en el mundo que construyó sus monumentos basados en círculos concéntricos.

Teuchitlan birdmen by John Pint

Había un poste alto encima de cada pirámide círcular. En la punta de éste había un "hombre pájaro" que representaba al dios Ehécatl,  balanceándose en su estómago, mientras la gente empujaba el poste. Es posible que la ceremonia de Los Voladores (como en Papantla), empezó en los postes de estas pirámides.

Ball Game - Painting by Jorge Monroy

En la tradición de Teuchitlán, el juego de pelota duraba desde la subida hasta la puesta del sol, muchas veces para resolver disputas. Sólo se podía golpear la pelota con la cadera. Pintura por Jorge Monroy.

Phil Weigand excavating ball court


El Doctor Phil Weigand durante la excavación de la cancha de pelota, que resultó de 111 metros de largo, la más grande en Mesoamérica hasta el año 100 d. C.

Huitzilapa Tomb, photo: Donativo, Secretaría de Cultura del Estado de Jalisco

En la tumba de tiro de Huitzilapa se encontraron los esqueletos de seis personas juntas con más de 60,000 artefactos. Foto: Donativo, Secretaría de Cultura del Estado de Jalisco, Centro Interpretativo Guachimontones Phil Weigand.


 


 

 

 

 

 

 
La Civilización perdida deTeuchitlán: en Español e Inglés

READ IN ENGLISH

Guide to West Mexico's Guachimontones

Este nuevo libro, publicado en 2016, describe al pueblo olvidado que--hace 2000 años--dominaba una parte de México, tan grande como Guatemala.


A diferencia de los Aztecas y los Mayas, no se conoce el nombre de quienes conformaron esta cultura, a quienes simplemente se les llama "Los de la Tradición Teuchitlán", en referencia al sitio donde se encontraron y estudiaron varias de sus pirámides circulares.


Guía a los Guachimontones, La Civilización Perdida de Teuchitlán, fue publicada por Acento Editores de Guadalajara, Jalisco, México. Este pequeño libro tiene 68 páginas, 97 fotos a color y seis mapas y dibujos. El texto es en español e inglés, uno al lado del otro. Mil gracias a los traductores voluntarios: Cesar Guadarrama, Mónica Baeza, Marimar Ponce, Serio Méndez, Salvador Mayorga, Karina Aguilar, Pedro Hernández, Rafael Rodriguez, Victor Centeno y Susy Pint.


El libro cuesta $130 pesos ($US6.63 dólares US) más gastos de envío, y se puede adquirir de ranchopint@hotmail.com., así como en el Centro Interpretativo, en Teuchitlán, en las Librerías Gonvil y en la librería Sandi en Guadalajara. Desde el 22 de septiembre de 2016 se puede comprar en Diane Pearl Colecciones y Sol Mexicano Gallery en Ajijic.

FRAGMENTO DE "GUÍA A LOS GUACHIMONTONES", POR JOHN PINT:

Maquetas de Barro Cocido con 2000 Años de Antigüedad

Yo no tenía idea de lo que eran los Guachimontones sino hasta que un día, en 1997, escuché rumores acerca de un arqueólogo norteamericano que vivía en el pueblo de Etzatlán, 26 kilómetros al noroeste de Teuchitlán. Localizar a un extranjero en un pequeño pueblo de México es tarea fácil y fue así como conocí a Phil Weigand. Una de sus muchas características encantadoras era su total falta de presunción y su disposición para compartir detalladamente sus descubrimientos con quien quisiera escucharlo, así fuera el más humilde campesino o trabajador. 

“Mira estos modelos de barro cocido de personas reunidas alrededor de los Guachimontones,” me dijo. “Los acabo de mandar hacer. Cada uno es copia fiel del original, de 2000 años de antigüedad, encontrados justo aquí, en esta parte de Jalisco. ¿No son fantásticos?”

La palabra “fantástico” no hace realmente justicia a estos modelos de arcilla. A diferencia de las ruinas silenciosas ubicadas en las colinas en la parte alta de Teuchitlán, estos modelos de barro cocido están llenos de vida. En ellos vemos a docenas de personas socializando, danzando, interpretando música, jugando pelota u observando a los jugadores, o empujándose contra el alto poste que coronaba cada pirámide en lo que parece ser un juego que consiste en derribar de su percha a un “hombre pájaro”. Las mascotas también están incluídas en la escena. A diferencia de los estilizados dibujos encontrados en los códices precolombinos, estas maquetas de terracota muestran a la gente común pasando buenos momentos juntos. Son como instantáneas familiares en tres dimensiones. Se han encontrado aproximadamente 25 de estas esculturas relacionadas con las pirámides de Teuchitlán, cada una de ellas diferente de las otras. La mayoría de ellas se encuentra en colecciones en los Estados Unidos, muchas otras en museos...


CONTENIDO DE "GUÍA A LOS GUACHIMONTONES", POR JOHN PINT:

1. Una civilización única en el Occidente de México
2. Phil y Acelia Weigand
3. Maquetas de barro cocido con 2000 años de antigüedad
4. El Juego de Pelota
5. La vida diaria
6. La obsidiana
7. Las tumbas de tiro
8. El fin de la CivilizaciónTeuchitlán
9. Los Guachimontones: Una visita breve
10. El Centro Interpretativo “Phil Weigand”
11. El Pueblo de Teuchitlán: Atracciones y hoteles
12. Balneario El Rincón
13. El Andador de Teuchitlán y los restaurantes de la Presa de La Vega
14. Depósito de Obsidiana El Pedernal
15. Hacienda El Carmen Hotel & Spa
16. Hacienda Labor De Rivera Hotel-Boutique & Eventos
17. El Tecpan de Oconahua: El palacio indígena más grande de México
18. El Museo de Tala
19. Otras Atracciones en el Occidente de México
20. Bibliografía

Guachimontones at Sunset by John Pint




     

 


 
 
Copyright 2016 - www.RanchoPint.com - All Rights Reserved